Saltar al contenido

Cómo afinar una Kalimba

como afinar una kalimba

Aprender a afinar tu kalimba es algo muy importante. Con el tiempo es fácil que alguna nota esté algo desafinada, por lo que fundamental aprender cómo afinar la kalimba de nuevo.

O quizá también te gustaría afinar las notas de tu kalimba de otra manera, pasa conseguir escalas o tonalidades diferentes.

Como profesor de Kalimba, te voy a enseñar de una forma sencilla y fácil, para que aprendas a reafinar y a modificar las escalas de la kalimba. Vamos a ello.

Qué herramientas necesitas para afinar tu Kalimba

Antes de empezar el proceso de afinación de la Kalimba, debemos conocer cómo se producen las notas musicales en nuestro instrumento.

La kalimba está formada por un cuerpo o caja de resonancia. Ésta no influye para nada en la afinación, así que no debemos de hacer nada.

Las láminas o varillas de metal es lo que nos interesa. En función de su longitud, nos dará una nota más aguda o más grave.

O sea, que si la lámina es más corta o más pequeña, su sonido será más agudo o más alto.

Y si la varilla de metal es más larga, la nota será más grave (más baja).

Acortando o alargando las láminas, vamos a conseguir modificar la afinación.

Ahora te voy a explicar qué herramientas necesitas para realizar el proceso de afinación. Es muy importante utilizar las herramientas correctas y no hacerlo con cualquier cosa, ya que puedes dañar la kalimba o desmontar toda la afinación.

Lo que vas a necesitar es un martillo afinador para kalimbas y un afinador electrónico.

Proceso de Afinación de la Kalimba

Primero de todo, has de comprobar la afinación de las varillas de la kalimba. Si empezamos por la primera, en tu afinador debería marcar un Do (C). Para ello has de utilizar un afinador que nos indique si la nota es correcta.

Si no tienes un afinador, puedes descargarte una app de afinadores cromáticos en tu teléfono. Hace lo mismo y es muy cómodo y útil. Aunque también hay que decir que un afinador cromático tiene muchas más prestaciones.

El afinador nos va a indicar si la nota está baja o grave, o si está aguda o alta.

Si el afinador nos indica que la nota está desafinada, debemos utilizar el martillo afinador.

como afinar tu kalimba

Dando suaves golpecitos, vamos a poder modificar la afinación. Este proceso es delicado, o sea, no empieces a dar muchos golpes, porque vas a desafinar aún más las pletinas de la kalimba. Has de ir con delicadeza.

Si la nota está demasiado grave, has de dar golpeas suaves por el lado inferior de la lámina. Con eso estamos acortando la longitud y conseguimos que la nota sea más aguda.

Y si detectas que la nota está más aguda, debemos dar golpecitos por el lado superior, así conseguimos que la varilla aumente de longitud, o sea, sonará más grave.

Te recomiendo que des tres o cuatro golpes y vuelvas a comprobar la afinación. Si empiezas a dar golpes y no vas testeando la afinación, igual te pasas y desafinas la nota de nuevo.

Este proceso debes realizarlo con cada lámina de la kalimba, para revisar que todas estén correctamente afinadas. De esta manera, vas a conseguir que suene perfecta.

Puedes ver todo el proceso de afinación en este vídeo que hice. Vas a poder comprobar todos los pasos que hago para afinar mis instrumentos.